sábado, 3 de enero de 2015

COMPLEJIAD DE LAS RELACIONES HUMANAS





Imagen tomada de internet

 

            Las relaciones humanas son muy complejas. Las personas en todas las etapas de sus vidas establecen contactos de la más diversa índole según el lugar y la situación en que se encuentren en cada momento. Así puede hablarse del ambiente familiar nuclear y del más amplio de los demás familiares; del ambiente escolar en sus distintas etapas; el de los compañeros en el lugar de trabajo, o del club, o del gimnasio,  o de la tertulia, etc., a lo que hay que añadir un grupo mas o menos reducido de amistades cercanas.
            Pero es en el  campo del amor donde las atracciones llegan a tener una fuerza particular. Llegados a una edad, solemos elegir pareja con la noble intención de compartir con ella el resto de la vida ante un proyecto común para formar una familia  y compartir inquietudes tratando de tener el menor número  posible de diferencias dando respuesta adecuada a la educación de los hijos, a las aficiones, disfrute del ocio,  y encauzando la vida sexual de una forma particular y exclusiva.
            Sin embargo, estas últimas buenas intenciones, no siempre salen adelante por varias razones: falta de entendimiento, la no disposición a hacer renuncias a favor de la pareja o algo  relativamente frecuente: la aparición de una tercera persona en escena que acaba por romper la pareja, lo cual aunque de algún modo beneficie a uno de los componentes, siempre trae problemas para los hijos y sensación de fracaso para el otro, además de, seguramente también dificultades económicas.
            Existe otra modalidad, en la que a tercera persona se convierte en la figura del/la  amante, con papel clandestino que, aunque es un elemento que causa infidelidad en la pareja, no la destruye aunque los implicados tengan que estar siempre ojo avizor para no ser descubiertos, porque ello supondría una catástrofe en la pareja. Aunque también se dan casos de permisividad solapada o tácita por parte del/la ofendido/a, sobre todo en la mujer y particularmente por razones económicas que le llevan a aceptar una situación infumable.
             Pero hay otro supuesto más, en el tipo de conexiones entre personas comprometidas como parejas. Es el de la atracción de dos personas de parejas distintas que mantienen una relación cercana pero sin contacto físico que se relacionan virtualmente gracias a los nuevos medios de comunicación porque de otro modo no pueden hacerlo.  Es una situación, ya hoy frecuente, pero no por ello deja de ser atípica, aunque en cierta forma tiene su propia esencia y el valor, la intensidad y la calidad que los interesados quieran darle.
            Es una situación romántica más que nada, donde los implicados solo pretenden una comunicación sui generis, sin compromiso y a pesar de ello no exenta de cierto matiz sensual con componente erótico, sin dar un paso definitivo quizá por las ataduras personales y por temor a dar un paso más que a ninguno de los dos posiblemente convenga.
            Con la aparición de las nuevas tecnologías para la comunicación  se ha puesto a mano la posibilidad de intercambio  de ideas de todo tipo, entre ellas las relacionadas con las atracciones personales; tanto es así que muchas personas se han visto y siguen viéndose en supuestos en los que han tenido que tomar una decisión que casi siempre termina rompiendo su compromiso con la persona con quien comparte la vida para lanzarse a una aventura, en gran parte desconocida, cuyo final no siempre responde  a las perspectivas vislumbradas a través de los nuevos medios, lo cual, demuestra cómo el ser humano se muestra un tanto irresponsable en muchas de sus actuaciones por no prever   consecuencias impensables que terminan ocasionándole grandes frustraciones.
Creada el 09.02.2014
Autor-propietario:
José Teodoro Pérez Gómez

2 comentarios:

  1. En realidad la persona es compleja por sí misma, si a todo esto agregamos las tecnologías que hoy por hoy tenemos a nuestro alcance, el abanico que se abre ante nosotros es tan grande y abarca tanto que creo se nos escapa sin darnos cuenta, dando preferencia tal vez sin desearlo a aquello que se nos presenta como novedoso, ingenioso, atrayente y que al fin y al cabo está ahí pero no es parte de la vida real que tenemos en el día a día. No diré que no haya situaciones en las cuales todo sirva para mejorar (que las hay) pero también hay otras muchas que son todo lo contrario y todo aquello que se había generado con unas expectativas muy buenas y excelentes, acaban siendo como arena entre los dedos y pasan a desaparecer tan rápido como aparecieron en su momento. Es curioso pero es la realidad y muchas son las personas que echan por tierra sus vidas pensando en que lo que les espera es mucho mejor y viendo después cuan equivocados están. Reitero lo dicho, hay ocasiones en las cuales sí se da el caso.

    Besos y feliz inicio de año.

    ResponderEliminar
  2. Llevas razón, FG. Los nuevos medios ofrecen un abanico enorme de posibilidades para la formación, la investigación, la información, la amistad, las relaciones y yo que sé cuántas cosas más, pero hay que andar con los pies de plomo porque muchas gente a nivel individual o grupos interesados,. aparecen por aquí con aviesas intenciones embaucando a quienes de buena fe pican el anzuelo de la ingenuidad y caen en un abismo corrupto del que es practicamente imposible salir.
    POr eso es conveniente, estudiar y examinar muy bien el terreno que se pisa intentando conocer lo mejor posible las intenciones d elas personas con als que establecemos contactos.En mi caso, no con más de media docena de ellas entre las que estás tú en lugar destacado.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar